Sexo en Despedida de Solteros: así fue el ¿frustrado? encuentro íntimo entre Agustín Vega y Kiara Acosta - Ciudad Magazine

Sexo en Despedida de Solteros: así fue el ¿frustrado? encuentro íntimo entre Agustín Vega y Kiara Acosta

El joven solicitó reunirse con su novia en la casa del árbol porque no aguantaba la abstinencia, pero la morocha no quedó muy conforme... ¡Video!

">

Fueron demasiadas las expectativas que se generaron en torno al primer encuentro en la casa del árbol entre Kiara Acosta (18) y Agustín Vega (21), aunque el hecho de que cada uno fantaseara con algo diferente provocó que ninguno de los dos se fuera ¿satisfecho? Es que aunque el joven le pidió a la producción de Despedida de Solteros una reunión privada con su prometida porque no aguantaba más la abstinencia, la chica trans tenía en claro que pretendía debatir sus estrategias de juego dentro del reality.

El desencuentro se hizo patente apenas se saludaron, cuando Agustín comenzó a besar a su novia y, en medio del entusiasmo por el encuentro, disparó: “No hablemos de juego, me chup... un huevo”. Así, mientras él más se acercaba con sus manos inquietas, ella más se alejaba, enfriaba la situación y reflexionaba: “Yo no creo que Angie y Pablo se quieran casar”. Implacable, Agustín exclamó: “Callate, callate. Dame un beso… No quiero hablar más de la casa, me chu… un huevo si te querés ir; nos vamos y listo”.

Tanta insistencia hizo que Kiara cediera, comenzara con el coqueteo y se desnudara debajo de las sábanas… hasta llevarse una sorpresa: “¡Está muerto eso!”. De todas formas, él le daría esperanzas: “Sí, porque está nervioso. No, pero si…, se despierta”. Después de un rato de besos y caricias hot, Kiara blanqueó: “Antes no pasaba esto”. A lo que el chico se excusó: “Son las cámaras, mujer. Por eso no me pasaba eso. Y no estaba 15 días sin hacer nada ahí”.

Por más que trataron, el fuego no terminó de arder del todo, y Agustín se enfureció hasta romper en llanto: “Dale, basta, bolu…, no me presiones más. Pedí la casa del árbol para estar con vos, bolu…, dale”. En un momento en que él le juró que la extrañaba, ella sentenció sin anestesia: “¿Y qué pasó? ¿Dónde está reflejado eso?”. Desesperado y envuelto entre las sábanas y las lágrimas, Agustín imploró: “Por favor, perdoname si te hace sentir mal, te lo pido de corazón. Me hacés sentir muy mal”.

Al final, la crisis fue superada con declaraciones de mutuo amor, y hubo algo de acción en la cama, delante de las cámaras...